domingo, 22 de mayo de 2016

Núñez de Cáceres: sensor teatral

Núñez de Cáceres: Sensor Teatral



Ustedes saben que tengo años investigando sobre la actividad teatral de Juan Pablo Duarte y sus febreristas, antes de que iniciaran la lucha armada que concluiría con la Independencia Nacional. En ese sentido he aportado datos desconocidos en el país sobre los actores foráneos que participaron en las representaciones de las obras escogidas por Duarte para crear el sentimiento nacionalista entre los habitantes de de nuestro territorio de entonces (somos el único país del mundo cuya independencia definitiva parte de los escenarios teatrales). 

En este tenor descubrí quiénes eran realmente los actores internacionales Cecilia Baranis y José Ferrer (venezolanos). Ellos iniciaron la actividad teatral profesional entre nosotros. Más, estoy convencido de que el verdadero director de las obras representadas por los febreristas, fue el experimentado director teatral José Ferrer. (http://lapasioncultural.blogspot.com/2013/07/actores-venezolanos-en-nuestra.html)

Para mis investigaciones y algunos de mis descubrimientos (publicados aquí, en Barcelona y en Venezuela) he encontrado la entusiasta ayuda del investigador y teatrero venezolano Oscar Acosta. No es extraño esta colaboración de parte de un venezolano. Siempre ha existido entre Venezuela y la República Dominicana correspondencias históricas determinantes.

Sabemos que la Independencia nuestra es proclamada, primero, por José Núñez de Cáceres, el 30 de noviembre de 1821. Se le llamó la INDEPENDENCIA EFÍMERA, porque Núñez de Cáceres fue obligado por los haitianos a dejar el poder apenas un año luego de haberlo obtenido. Pero él tiene la gloria de haber sido el primero en proclamar nuestra independencia.

Pues ocurre, que Núñez de Cáceres, igual que Duarte, trabajó en Caracas. ¿En qué? ¡Como Sensor Oficial de Teatro! Dato que no aparece en ninguna de sus biografías o es citado por historiador nacional alguno.

¿Sería su experiencia teatral tomada en cuenta por los febreristas de Duarte?

Si conectamos esto con algo que también ha descubierto Oscar Acosta, de que la Baranis y José Ferrer aparecen, a finales del año 1823, haciendo teatro en Cuba (¡al lado nuestro!), hay serias posibilidades de esto tenga asidero.

Muchos pensarán que tengo cierta obsesión con nuestro pasado histórico. Si los teatreros no sabemos de dónde venimos, siempre nos sentiremos incompletos. Para un hombre de teatro es imperativo la fe y el sentido de la verdad.

Regresaré con mayores datos; pero mientras eso ocurre... 

¡Telón!