lunes, 25 de marzo de 2013

El mundo transparente

El mundo transparente

Vivimos, efectivamente, en un mundo transparente. Las llamadas Redes Sociales son, presumiblemente, las responsables del fenómeno. Así es; pero…. ¿acaso no somos, tú y yo, en ese nuevo orden transparente, sólo peones a quienes los reyes finalmente devorarán? ¿Acaso un experimento a quien dos manos hacen girar a voluntad?

Ha mucho leí en “Pasión Crítica de Octavio Paz, que la cacareada libertad de prensa es un mito. Según Paz a lo que llamamos ”Libertad de prensa” es, mas que otra cosa, libertad de dueños y directores de medios (la libertad de estos últimos también es a medias).  En la reflexión que hacía el premio Nobel le Literatura se plantea como insignificante el número de personas que logran expresarse en los medios de comunicación masiva. Muy pocos en verdad.

En ese sentido Facebook,  Twitter y otras “yerbas” alucinógenas por el estilo, vinieron a ser paliativos en el sentido que estamos hablando. Una salida. “Lo que hacía falta a la libertad comunicacional.”  

Y hoy todos (cuando escribo “todos” me refiero a una parte importante de la humanidad; pero distante de ese absoluto que suponemos el Todo.) nos volcamos a escribir en las Redes Sociales, de todo.

—Mañana voy a ir al cine. ¿Qué voy a ver? No sé; pero iré.

—Toy aburia. Tengo gripe.

—Jajajajaja.

—Ahahahahahah…

—Cumplo años hoy.

—La pasé súper chulo anoche. ¿Con quién? Eso es un secreto.

—El versículo que recomiendo hoy es………..

—La Biblia, según Eisntein, es un conjunto de relatos honorables, pero bastante pueriles………….

—La Biblia es la palabra de Dios. Después de eso no hay nada de que valga la pena en este mundo.

—Las misas ahora serán en lunfardo y cantadas en tiempo de tango, che.

—Renuncié. Suelto la toalla.

—No me manden propuestas de  juegos ni de aplicaciones.

—K te ta pasando, man?

—Leonel debe caer preso.

—Hipólito es bruto.

—miguel varga e un ñame con pantaloncillo.

— Borraré de mis contactos a quienes me envíen vainas políticas, religiosas, comerciales y sexuales. Lo mío es cultural.

—Ganamos por el plátano.

—Bieron to la foto de fualada toa enua…?

Así de variopintos son los comentario que leemos todos los días en unos FB o TW que se actualizan miles de veces cada micra de segundo, dándonos la sensación de que realmente vivimos en un mundo totalmente libre, lleno de oportunidades, de que la “aldea global” es un hecho y otras engañosas actitudes mas.

En fin; aunque parezca que el deseo de comunicarse del ser-terrícola (procurando convertirse en el verdadero ser-social que nos fue decretado, pero nunca concretizado) se ha cumplido, esa verdad es tan virtual como el medio que utilizamos para crear esa fantasía.

Hace unos días, un reducido grupo de interesados nos reunimos y decidimos iniciar un estudio (lo de estudio es procurando la rimbombancia porque en realidad es un experimento.) sobre la efectividad o no de las Redes Sociales para la comunicación y publicidad del Arte y la Cultura. Por supuesto que se trata de asuntos muy particulares, selectivos y focalizados.

El tema despertó nuestro interés porque cada día escuchamos a artistas, escritores y gestores culturales planteando el excelente medio que resultan ser para ellos las Redes Sociales en cuestión.

El experimento (que aún no concluye) procura responder lo siguiente:

¿Cuántas personas realmente nos leen en las RS? ¿A cuántas verdaderamente les interesan nuestras publicaciones u opiniones? ¿En cuántas personas influimos? ¿Han servido las RS para promover el libro y la lectura? ¿Se enteran mas personas del acontecimiento cultural ahora que existen FB y TW? ¿Esas personas que se enteran asisten ahora mas a los eventos culturales y artísticos? ¿Tenemos los escritores y pensadores mayor incidencia en nuestras sociedades ahora que existen las RS? ¿La saturación de comentarios perjudica o beneficia a la Cultura?

Para estas y otras interrogantes buscamos respuestas en las mismas Redes de las cuales hablamos.

Repito que el experimento aún no concluye. Pero los primeros resultados que han llegado no son exactamente buenos.

Nuestras vidas, eso sí, son ahora parte del dominio público. Y tenemos ahora el pleno derecho a hablar, aún solo sea en un círculo menos grande de lo que creemos, sobre cualquier tema. Podemos insultar a mansalva. Podemos publicitar nuestros eventos. Podemos mostrar y e intentar vendernos como productos. Podemos jugar. Podemos escribir bien y mal (porque hasta la ignorancia ha conseguido su espacio.).

Empero, y ahí está la trampa, cuando hacemos todo ese esfuerzo comunicacional en las Redes Sociales, tendemos a pensar que hemos hecho una grandísima labor de difusión, publicidad o mercadeo. Cuando la realidad dista mucho de ser así.

De entrada digo a mis colegas culturales:

¡Cuidado con la trama que cerebros y poderes ocultos nos ha tendido. ¡Cuidado de visualizar a las Redes Sociales como un fin. En ellas nos leeremos, veremos diariamente nuestras  fotografías en los muros, leeremos nuestras palabras (bien y mal escritas), acreditaremos y desacreditaremos por doquier, predicaremos, anunciaremos obras, nos quejaremos y haremos cuantas diabluras (o diosuras) se nos ocurran.

Pero no es cierto que estamos ampliando nuestra cobertura de influencia, aunque nos hagan creer que si. ¿Quiénes? Los mismos que siempre han sido dueños hasta de “nuestras” libertades. Otros. Seres excepcionales y fabricantes de exquisitos caramelos que golosos consumimos.

Antes que se active el virus que está intentando entrar a mi ordenador para evitar concluya este artículo, voy a gritar… ¡Telón! (Me parece que para resultar internetiano debí escribir... ¡Blackhawk!

jueves, 21 de marzo de 2013

¡Rituales y magia de primavera!


¡Rituales y 

magia de 

primavera!


¡Ha llegado la primavera!

Y con ella esperanzas y planes renovados. Hasta físicamente nos reciclamos con su llegada. La salud mejorará. La creatividad estará desbordada. 

Precisamente a mí me atrapó escribiendo una pieza teatral que hasta ahora he titulado “El secretario del presidente”. En ella formulo una misteriosa tesis y hago revelaciones que os sorprenderán.

Mis orquídeas (sobre todo la que llaman cascada), mis rosas enanas, los anturios y  mis claveles de la India han recibido la primavera entre risas y aplausos.

Anoche, esos duendes que pululan en los espacios ocultos y en los rincones míticos de mi casa, sonaron sus chillones cascabeles y sus roncos cencerros.

¡La magia ha comenzado!

Al llegar el equinoccio de primavera la naturaleza se activa y dicen que los duendes, dioses, luases y metresas cubren la tierra de fertilidad e invitan a las criaturas de la tierra a que se reproduzcan.

¡Anaísa y Afrodita, compai, están en las calles y praderas!

La primavera ejerce un poder especial sobre todas las personas. Es la época del año con más estímulos visuales, siendo un poderoso factor en el brote del deseo. La influencia de la naturaleza es indudable: comienzan a florecer las plantas, cambian los colores de todo lo que nos rodea y, como todo lo externo repercute en nuestro interior, esto estimula nuestro deseo de alcanzar la plenitud emocional.

La llamada Estación del Amor es la época del año en que estamos más motivados. Por ello, comienzan a exteriorizarse todos los sentimientos que estaban guardados. Deseamos vernos mas atractivos y es el momento en que anhelamos atraer más miradas del sexo opuesto.

Investigando he encontrado en Internet estos datos sobre la primavera. Pero también rituales y conjuros que les son propios. Les ofrezco algunos, para lo que puedan servirles:
 
Rituales de primavera


Ritual de la sensualidad:
Para aumentar la sensualidad y la seducción es ideal la rosa roja, con la que conseguimos el adecuado equilibrio entre el vigor sexual y la ternura.  Debes colocar, antes de dormir, un pétalo de esta flor debajo del colchón, justo en el lugar donde duermes. Luego, coloca en un recipiente una pizca de canela y los restantes pétalos de la flor. A continuación, realiza afirmaciones positivas, como: puedo seducir a mi pareja, puedo lograr el pleno placer, sé que encontraré la armonía con mi pareja…

Ritual para enamorar:
Para poder enamorar a quien deseas, la flor ideal es el clavel pues atrae el amor y otorga un gran equilibrio espiritual, ayudando a mejorar la comunicación afectiva. Para realizar este ritual necesitas una foto tuya, una foto del ser amado, un clavel, un pequeño y delgado imán y un hilo rosa. Para comenzar, debes colocar cara a cara las dos fotos y en medio de los dos retratos, el imán y la flor. Ata, a continuación, las dos fotos con el hilo, mientras pides que tu pareja quede unida con el hilo del amor, que el imán atraiga vuestros corazones y que la flor mágica de la pasión os ayude. Finalizado esto, lo colocas durante una semana, debajo de tu almohada. Es necesario que cada noche, antes de dormir, realices un ejercicio de visualización, imaginando que la persona que amas está a tu lado. Pasada la semana, debes concretar un encuentro especial con la persona amada.

Ritual para atraer el amor:
Con el nuevo cambio de temporada ve a tu armario y piensa en una flor, una flor que te guste o te atraiga de algún modo, intenta combinar la ropa imitando los colores de esas flores, de esta forma te imbuyes en su belleza y el poder de inspiración y atracción. Prende una vela de color rodeada con flores y préndela unos minutos todos los días antes de salir de casa, mientras arde piensa en el tipo de relación que quieres atraer. Con una renovada confianza y un objetivo claro en mente, seguro que aparece alguien interesante antes que la vela se termine.

Ritual de limpieza:
Sencillamente limpia tu casa, tu mesa de trabajo o tu armario. Haz que sea una limpieza a conciencia, tira cosas, esos objetos que se acumulan, esa ropa pasada de moda, medita si realmente te hacen falta, si hay personas a las que puede hacerles más falta que a ti. Prende incienso o aceite si te gusta y abre bien las ventanas, que circule el aire y se marche el aire enviciado del Invierno.

Ritual de creatividad:
Ve a un parque o espacio natural cercano y camina. Contempla los árboles, las flores, lo pájaros y las nubes mientras caminas, fíjate en cómo se relacionan, en cómo se mueven, en como se desarrollan, no les busques explicación, sólo deja que sus acciones entren en tu cabeza y arremolinen nuevas ideas y pensamientos. Cuando regreses a casa pinta, escribe, compón, diseña, deja que las imágenes y palabras que has visto fluyan de tu mente a tu obra.

La primavera y la salud 

 
El sistema chino de los cinco elementos, relaciona la primavera con el elemento madera, que gobierna la vesícula biliar y el hígado.
El elemento madera se refiere a las estructuras en crecimiento: las raíces, el tronco y las ramas en los árboles y plantas; la columna vertebral, los miembros y las articulaciones.


Doña primavera


Concluyo esta entrega con el poema "Doña Primavera" de Gabriela MistraL:

Doña Primavera 
viste que es primor, 
viste en limonero 
y en naranjo en flor. 


Lleva por sandalias 
unas anchas hojas, 
y por caravanas 
unas fucsias rojas. 

Salid a encontrarla 
por esos caminos. 
¡Va loca de soles 
y loca de trinos! 

Doña Primavera 
de aliento fecundo, 
se ríe de todas 
las penas del mundo... 

No cree al que le hable 
de las vidas ruines. 
¿Cómo va a toparlas 
entre los jazmines? 

¿Cómo va a encontralas 
junto de las fuentes 
de espejos dorados 
y cantos ardientes? 

De la tierra enferma 
en las pardas grietas, 
enciende rosales 
de rojas piruetas. 

Pone sus encajes, 
prende sus verduras, 
en la piedra triste 
de las sepulturas... 

Doña Primavera 
de manos gloriosas, 
haz que por la vida 
derramemos rosas: 

Rosas de alegría, 
rosas de perdón, 
rosas de cariño, 
y de exultación.


lunes, 18 de marzo de 2013

Los premios de FONPROCINE

-->
Los premios de FONPROCINE

Esta entrega la escribo no exenta de emotividad. 

Ocurre que tuve la suerte de ser testigo de excepción de un acontecimiento histórico para el Cine dominicano. Se trata de la ceremonia de entrega de los premios a los ganadores del primer concurso de FONPROCINE 2012.

Esta acción de DEGCINE y del Ministerio de Cultura era esperada con mucha ansiedad, y con cierto escepticismo, por todos aquellos que amamos la actividad cinematográfica del país. Que dicho sea de pasada, está dando demostraciones espectaculares en materia de realizaciones cinematográficas. No se sorprendan si en un tiempo no muy lejano, nos convertimos en una potencia mundial de Cine. Talento y preparación hay. Tendremos que mejorar algunos aspectos claro está; pero en eso estamos.

En el evento de marras se entregaron cuatro premios de trescientos mil pesos para cuatro Cortometrajes, a cada uno; cuatro premios de un millón de pesos para cuatro Mediometrajes, a cada uno;  y cuatro millones de pesos para dos Largometrajes, a cada uno.

 ¡Qué acontecimiento tan importante y trascendental! ¡Qué mensaje estamos enviando al país y al resto del mundo: el Cine para nosotros es una actividad artística y cultural de primera necesidad!

El jurado que eligió los proyectos fueron: Tanya Valette, Luis Arambilet, José Rafael Sosa y Emily Michel.
Ganadoras y ganadores junto a Ellis Pérez, Director General de DEGCINE.

Ganadores de los Cortos:
Katherine Bautista, Fernando Medina, Reyvin Jáquez y Arturo Báez.

Ganadores de Mediometrajes:
Carla Jovine, María Isabel Martínez, Felipe Esteban y Martín López.

Ganadores de Largometrajes:
Laura Amelia Guzmán y Francisco Valdez.

Al finalizar el acto de proclamación escuché, también emocionado, a Ellis Pérez (Director General de DEGCINE) ponderar la acción de la que fuimos testigos como una manera de impulsar nuevos talentos en nuestro Cine. ¡Qué bien! ¡Eso garantiza un futuro que se abre pasos para hacerse presente!

Cabe resaltar, como ponderó el cineasta Alfonso Rodríguez (Presidente de ADOCINE), la mayoritaria cantidad de mujeres nuestras que resultaron ganadoras con sus proyectos. Sé de cineastas que pensaban antes que las mujeres no tenían futuro aquí como realizadoras de Cine. Lo que está ocurriendo demuestra, una vez mas, que nuestras mujeres son iguales de exitosas que cualquiera… en cualquier actividad nacional. 

No crean que eso es una casualidad. Aquí hay una tradición social que demuestra la participación histórica de nuestras mujeres. En ese sentido me permito recordar que cuando llegaron a “visitarnos” los europeos, encontraron que había por lo menos dos mujeres cacicas en la isla. Una de ellas, Anacaona, fue tan temida por los españoles que la atraparon, juzgaron y condenaron a la horca. Siendo ella la primera mártir de estas tierras. Ah, Anacaona era también  una gran artista.

El rol de nuestras mujeres en las luchas independentistas, a pesar de que para la época la sociedad era bastante machista, fue de importancia capital. Recuerden que María Trinidad Sánchez fue ejecuta por Santana (exactamente cuando nuestra independencia cumplía un año) acusada de traición por los verdaderos traidores de la Patria. 

Y no olvidemos que en aquella guerra de la dignidad, como fue la Revolución de Abril, nuestras mujeres estaban también presentes.

¿Ven como no es para nada casual el nivel de importancia que tienen nuestras mujeres en el acontecer social, histórico, cultural y político de nuestro país? No. No lo es.

José Antonio Rodríguez, Ellis Pérez y Alfonso Rodríguez
En otro tenor, Alfonso comentó en el acto que para su próxima película utilizará unas instalaciones de Cine que están haciendo en Quitasueño. Se trata de un estudio profesional netamente dominicano en el cual se harán hasta barrios o ciudades, exclusivamente para hacer películas.

Les reitero que lo que está sucediendo aquí con nuestro Cine es gratamente espectacular y esperanzador.

Insisto en decir que si queremos que esto continúe debemos empujar el carro del Cine en una sola dirección. Que el truño de algunos evolucione hacia el aplauso y al reconocimiento del Otro. Es lo justo y conveniente.

¡Estoy contento! Pero ni modo tengo que concluir por hoy: ¡Telón! Perdón… debo acostumbrarme a decir de vez en cuando: ¡Corten! ¡Se imprime!

Respaldamos al presidente frente a la Barrick

162 intelectuales brindan apoyo a presidente Danilo frente a la Barrick

162 intelectuales brindan apoyo a presidente Danilo frente a la Barrick


DECLARACIÓN  DE  APOYO AL PRESIDENTE  DANILO  MEDINA  ANTE  SU  DECISIÓN DE  RECUPERAR  LOS   BENEFICIOS  DEL  ORO DOMINICANO

Los intelectuales y artistas abajo firmantes, poetas, narradores, ensayistas, cineastas, pintores, teatristas, músicos, danzarines, científicos, folkloristas, politólogos, filósofos, historiadores y sociólogos, en nuestra calidad de miembros independientes y de organizaciones intelectuales y científicas dominicanas, comprometidos de manera responsable con el destino de nuestra nación, damos   apoyo   público  al  Presidente de   la República Dominicana, ciudadano Danilo Medina, por su histórica  decisión  de recuperar   los   justos   beneficios  que el oro dominicano  debe aportar al  país.
Sus declaraciones patrióticas y valerosas, pronunciadas ante la  Asamblea Nacional, han reafirmado y redimensionado la conciencia en el   pueblo dominicano acerca de la falta de equidad que caracteriza la participación en las utilidades generadas por la Barrick Gold en la explotación de la mina de Pueblo Viejo, Cotuí, ya que dicha empresa minera toma 97 de cada 100 dólares producidos en la misma, amparada   en   un   contrato de  participación medieval  que   privilegia   el intercambio   injusto   e   inmoral.   Por esa razón, los  intelectuales  dominicanos firmantes del presente  documento,  al igual que  el Presidente de la República, también consideramos "inaceptables"  las  condiciones   bajo   las   cuales   la  multinacional  Barrick   Gold pretende explotar y comercializar   nuestro   oro, en perjuicio del patrimonio  nacional.
¡Solo  un  acto  supremo  de  maldad  y  voracidad  lucrativa  puede  maniobrar  para  que  un  pueblo  que acumula siglos de necesidades materiales contrate y  firme en contra de sí  mismo!
Es  vergonzoso y preocupante que todavía en el interconectado mundo del siglo XXI los organismos multilaterales, siempre empeñados en transferirnos de manera unilateral sus modelos de transparencia e institucionalidad, no se percaten de las inmorales manipulaciones utilizadas por las voraces empresas multinacionales para acordar los abusivos y lesivos contratos que les permiten explotar los recursos naturales de los países del tercer mundo y cuyos  términos resultan  manifiestamente ilegales en  los   propios  países  de origen  de  dichas  empresas.
En este tenor, los  artistas, científicos  e intelectuales dominicanos abajo firmantes, exigimos a la Barrick Gold reformular con nuestras autoridades el contrato para la explotación del oro dominicano, de manera que el mismo refleje el equilibrio de los intereses económicos, laborales, sociales y medioambientales que debe caracterizar la explotación justa de los recursos naturales, lo cual asegurará la legitimidad, moralidad y legalidad del mismo, así como una alianza permanente y rentable  entre la empresa minera contratante y el Estado dominicano.
Apelamos a la  racionalidad de la Barrick  Gold, una  empresa del primer mundo, para que entienda que no puede haber seguridad jurídica sin seguridad  y  estabilidad social.
Los que firmamos el presente documento hacemos el compromiso público de  acompañar  al  Presidente  de la República hasta el final del conflicto, que, a pesar de haberse generado por las causas antes indicadas, no contradice la  "seguridad  jurídica" que ofrece la República Dominicana a la inversión extranjera, sino que más bien indica que dicho concepto no significa licencia para operar fuera de los límites de la ley y de la justicia.
Firmamos ante el mundo por  nuestra  dignidad  inalienable y  ante  la   conciencia  de  una humanidad   que  emerge hacia  una  nueva era.   Llamamos  a  la  adhesión  a  los artistas, intelectuales y a los hombres y mujeres de bien de todo el planeta,  ahora  que nos  sentimos convocados  de  manera  natural a dejar constancia de nuestra  solidaridad  con  la verdad social, la equidad  y la defensa del interés nacional.

FIRMAN  POR  EL  PAÍS:

Bruno Rosario Candelier, Crítico literario. Presidente Academia Dominicana de la Lengua
Milcíades  Mejía, Científico.  Presidente  Academia de Ciencias de la Rep.  Dom.
José  Rafael  Lantigua, Escritor. Ex Ministro de Cultura. Académico de la lengua
Pedro José Gris, Poeta.  Artista  plástico
Pedro Vergés, Escritor. Académico de la lengua
Marcio Veloz  Maggiolo, Escritor. Académico de la lengua
Franklin Domínguez, Dramaturgo. Académico de la lengua
León David, Escritor. Académico  de la lengua
Elsa Núñez, Artista  plástico
Cayo Claudio Espinal,  Poeta
Danilo  de  los Santos  (Danicel), Artista  plástico. Crítico de arte
José Enrique García, Escritor. Académico de la lengua
Giovanny  Cruz, Dramaturgo. Escritor
Antonio  Guadalupe, Artista plástico
Manuel Núñez, Escritor. Académico de la lengua
Dagoberto  Tejada, Folclorista.  Sociólogo
Manuel Jiménez,  Cantautor
Manuel Matos Moquete, Escritor.  Académico de la lengua
Miguel  Collado, Escritor. Bibliógrafo
Alexis  Gómez  Rosa, Poeta
Aurora  Díaz, Artista plástico
Odalís  Pérez, Escritor. Académico de la lengua
Mateo  Morrison, Poeta. Gestor cultural
Ángela Hernández, Poeta. Narradora. Gestora cultural
Diómedes  Núñez  Polanco, Historiador
Pedro Antonio Valdez, Escritor
Franklin Franco, Historiador
Emilia Pereyra, Novelista
Juan  Bosco  Guerrero, Sociólogo
Iván Rodríguez, Economista
Tomás Castro, Poeta
Radhamés Polanco, Dramaturgo
Carlos Márquez, Poeta
Virtudes Uribe, Editora. Promotora cultural
Ruth  Herrera, Escritora.  Editora
Alberto Bass, Artista plástico
Cándido  Gerón, Crítico de arte. Poeta
Fernando Cabrera, Escritor
Augusto Feria, Actor
Diógenes  Aybar, Científico.  Académico de la Ciencia
Verónica  Sención, Gestora cultural
Osiris Madera, Escritor
Marino Beriguete, Escritor
Luisa  Povedano, Editora
Valentín Amaro, Escritor
Virginia Goris, Crítica de arte
Noé Zayas, Escritor
Fernando Infante, Historiador
Carmen  Heredia, Crítica  de arte
María Aybar, Artista plástico
Elvis Avilés, Artista plástico
Hilario  Olivo, Artista  plástico
Hamlet Rubio, Pintor
Fernando Berroa, Escritor
Luis  Scheker  Ortíz,  Vice-Presidente  Academia  de Ciencias de la Rep. Dom.
Basilio Belliard, Escritor
León  Félix  Batista, Escritor
César  Zapata, Escritor
Claudio  Cohen, Cantautor
Onorio Montas, Gestor cultural
Patricia Minalla, Escritora
Kirssys Ángeles, Artista plástico
Omar  Narpier, Catedrático. Cineasta
Pura  Emeterio, Escritora. Crítica de arte
Orlando  Morel, Poeta. Ensayista
Federico  Jovine  Bermúdez, Poeta
Manuel  García  Cartagena, Escritor
José Agustín  Gell, Politólogo
Fausto Leonardo Henríquez, Poeta
Isael  Pérez, Escritor. Editor
Altagracia Corletto De Olmos, Gestora cultural
Altagracia Fernández, Historiadora
Carmen Pérez, Poeta. Gestora cultural
Luis T. Terrero, Actor
Juan Tiburcio, Artista plástico
Ofelia Berrido, Escritora
Rafael Castillo, Escritor
Enegildo  Peña, Poeta. Gestor cultural
Rannel  Báez, Escritor. Gestor cultural
Abil  Peralta, Crítico de Arte
Reynaldo  Disla, Dramaturgo. Escritor
William  Mejía, Escritor. Dramaturgo
Eloy  Tejera, Escritor
Carlos  Andújar, Antropólogo
Manuel  Muñiga, Poeta. Gestor cultural
Manuel Cubilette, Poeta
Sonia  Vargas, Poeta
Ramón Antonio Jiménez, Escritor. Catedrático
Ysabel  Dourthe  de  Narpier, Creativa  audivisual
Alejandro Cabral, Artista plástico
Alexis Méndez, Gestor cultural
Amanda Cabral, Artista plástico
Ana Silvia Reynoso, Poeta
Ángel Concepción, Escritor. Teatrista
Ángel Hernández, Escritor
Ángelo Valenzuela, Poeta
Arelis Albino, Gestora cultural
Argelia Aybar Muñoz, Poeta
Rafael Nino Feliz, Poeta
100.  Rafael Núñez Cedeño, Escritor
101.  Carlos Sánchez, Gestor cultural
102.  Claribel  Michel  Santana, Actriz
103.  Dagoberto  López, Poeta (EE.UU)
104. Daniel Pou, Politólogo
105. Daniel Raposo, Artista plástico
106. Darío Tejeda, Escritor
107.  Dennis  Ángeles, Folklorista
108. Diógenes  Abreu, Escritor  (EE.UU)
109. Dorían González de Peña, Cineasta
110.  Eduardo  Gautreaux, Poeta. Gestor cultural
111.  Fidel Múnich, Filósofo
112.  Eduard   Tejada, Escritor
113. Elena de Paul, Teatrista. Foniatra
114. Emilia Hernández, Escritora
115. Esperanza (Nancy) Vizcaíno, Actriz. Escenógrafa
116. Farah  Hallal, Poeta
117. Fernando Vélez Rojas, Politólogo
118. Gladys Cepeda  Astacio, Politólogo
119. Guido  Riggio  Pou, Poeta. Escritor
120. Héctor  Luis Martínez, Historiador
121. Héctor  Ortiz, Actor
122. Javier  Rosa, Artista plástico
123. Jesús  Castillo, Escritor. Teatrista
124. Jochy  Liriano, Gestor cultural
125. Johnnie  Mercedes, Actor
126. Jorge  Jiménez, Poeta
127. José  Martín  Paulino, Escritor
128. José  Polanco, , artista plástico
129. José  Schisell, Cineasta
130. Juan  Freddy  Armando, Escritor
131. Juany  Uribe, Articulista
132. Julio Cuevas, Escritor
133. Kenia Liranzo Núñez, Actriz. Cantautora
134. Leonardo Durán, Artista Plástico
135. Lina Hoepelman, Escenógrafo
136. Lisset  Mejía, Artista plástico. Gestora cultural
137. Luvil González, Actriz
138. María  Cristina  de Farías, Poeta
139. Martín Santos, Artista plástico
140. Mayobanex  Pérez, Escritor (España)
141. Micky  Vicioso, Artista plástico
142. Miguel  Ramírez, Actor. Escenógrafo
143. Milán  Suero, Artista plástico
144. Mirna  Ledesma, Artista plástico
145. Pedro  Carreras  Aguilera, Escritor. Investigador
146. Rafael Alba, Artista plástico
147. Rafael De la Rosa, Politólogo
148. Rafael Hilario Medina, Poeta
149. Rafael  Menoscar  Reynoso, Escritor
150. Rafael Morla, Actor
151. Rafael  Peralta, Artista plástico
152. Ramon  Paniagua, Historiador
153. Richardson  Díaz, Actor. Dramaturgo
154. Ruth  Alfonsina  Emeterio, Actriz
155. Timoteo de la Paz, Artista plástico. Profesor de arte
156. Angela  Altagracia Hernández, Historiadora
157. William Galván, Profesor
158. Yamill  Fuertes, Cinematógrafo
159. Yorllia Castillo, Actriz
160. Ysabel  Florentino  Romero, Escritora
161. Yunior  Segura, Gestor cultural (EE.UU)

domingo, 10 de marzo de 2013

Encuentro privado con la muerte


Encuentro privado con la muerte


Luché con la Parca. Así fue. Ella andaba suelta por ahí. Y una mañana se presentó en mi casa.

Ciertamente hay una asesina, que algún sociópata introdujo en nuestro país, cometiendo todo tipo de desmanes en estos días.

No se trata de una vengadora selectiva ajustando cuentas propias o por otros inducidas. Nada de eso.

No es una esquizofrénica o paranoica cuyos delirios obligan a actuar de manera criminal. No. No es eso.

No se trata de alguien contratado para demostrar que nos hemos colocado, como Estado Fallido, al margen del Imperio de la Ley. No es ese el asunto.

En este caso no es la CÍA o los reductos de la KGB quienes controlan a esta altamente peligrosa mujer. No. Esta vez, como sí en otras ocasiones, no son esas desprestigiadas instituciones quienes patrocinan a la Muerte.

Extraña que el Gobierno Central, presumiblemente advertido por los organismos de seguridad nacional, no haya informado de la presencia de esta singular mujer. Mas aún: tengo sobrino y hermano militares y ni de ellos obtuve información preliminar sobre la presencia de tal asesina internacional en el país.

Una lástima que así fuera porque tuve que enterarme de la peor manera: enfrentándome directamente con ella. Así fue.

Generalmente los intentos criminales, aunque hay excepciones, ocurren en nuestro país en horas de la noche. Los malevos las prefieran para agazaparse traicioneramente entre las sombras.

Pero esta matatodo no actúa de esa forma. ¡No! A ella no le importa un comino que sus víctimas vean su cara desgarrada, su mirada fría de tiburón, su pelo ensortijado que intenta emularse al de Medusa, sus manos huesudas como corresponde a aquella legendaria señora de guadaña.

En mi enfrentamiento con ella hasta sentí que prefiere ser vista. Como esas amantes que piden encender la luz para que la pornografía se coloque justamente frente a ti. ¡Encantador!

Pero en este caso, te aseguro, no habrá mordidas apasionas, aunque habrá dentelladas sangrientas y doloras. No habrá gritos placenteros, aunque gritarás. No habrá de esos silencios que ocurren luego de la satisfacción plena que se obtiene con el coito bien realizado, aunque te aseguro que parecerá que te llegará el silencio eterno indefectiblemente, si acaso tienes la desdicha de enfrentarte a la mujer de marras que deambula por ahí, matando dominicanos sin misericordia alguna; sin que edades, sexos, ideologías, religiones o preferencias tengan para ella importancia alguna.

Me encontré con esa mujer una mañana. Había estado compartiendo la noche anterior, frente a varias copas de vino tinto de la Rioja, con mis amigos Manolito García Arévalo, José del Castillo y Onorio Montás. Por supuesto que no hubo tema cultural que no tocáramos esa noche. Los políticos nunca son abordados por nosotros en esos encuentros.

Como entenderás la noche no concluyó exactamente en el horario oficial que nos asignan ahora a los bohemios. No, señor. Por eso no desperté, al día siguiente de aquel encuentro, a mis acostumbradas seis de la mañana. Lo hice a eso de las nueve.

Duermo en el tercer de mis tres niveles. Acostumbro, una vez despierto y aseado, abrir todas las puertas de mis terrazas y balcones para que entre por ellos la luz y las renovadas promesas de los días. Efectivamente estaba feliz. Listo para iniciar mis bregas culturales. Listo para comenzar a teclear sobre La Gata (mi ordenador personal). Pero cuando abrí la puerta de la terraza del tercer nivel de mi casa, una oleada de furor entró por ella. ¡Era ella: la asesina!

Como un dóberman rabioso me miró al cuello y ahí mismo me asestó el primer golpe. Dado un reflejo que aún conservo de los ya en desusos y oxidados entrenamientos personales, evadí el impacto destructor que me fue lanzado. Desde luego que no resulté ileso de esa primera agresión.  Eso hizo que casi cayera al piso. Entonces la MM (Mujer Muerte) se abalanzó sobre mí y clavó sus dedos de acero justo sobre el coxis, como dicen que letalmente hacían aquellas asesinas llamadas Chinas Dools.

El dolor fue insoportable; pero decidí vender cara lo que suponía me quedaría de vida y salí a luchar con aquel engendro del infierno.

Peleamos durante varias horas. Producto de la lucha mi cuerpo se calentó a mas de cuarenta grados, mi complicado corazón se aceleró (algo peligroso porque todavía no había tomado mis tres pastillas reglamentarias), las piernas me flaqueaban, el pecho parecía que se rompería en dos mitades, no podía respirar y tosía… tosía mucho y sin parar.

Pensé que moriría. Y ni siquiera conocía el nombre verdadero de aquella Muerte que la muerte en mi casa me estaba ocasionando. Ni sus motivos.

Aquella que conmigo encarnizadamente luchaba tenía que ser, me dije, la reencarnación de la condesa Elizabeth Bathory, que mató unas quinientas mujeres para beber su sangre. O de Medea, la profesional del envenenamiento. De Agripina o de Lucrecia Borgia.

Pensé que era Marie Madeleine d’Aubray, marquesa de Brinvillier-La-Motte. O la texana Diana Lumbrera. O Rhonda Bell Martin, de Alabama.

Era mas despiadada, eso sí, que la newyorkina Waneta Hoyt, la que asesinó a sus seis hijos.

Se podría tratar, pensé, de Margie Velma Barfield, la de Carolina del Norte que mató a sus siete esposos y a su propia madre. O Taylor Moore, que asesinó a sus esposos, a sus amantes, a su padre y uno que otro pastor evangélico.

No demostraba gran emoción. Tampoco tenía la educación refinada de aquella Dorotea Puente que asesinaba a sus huéspedes para cobrar sus seguros de vida.

Era fría como Helen Golay y Olga Rutterschmidt, las ancianas encantadoras que mataban indigentes en California.

Con una encarnación, seguramente, de aquellas célebres asesinas me estaba enfrentando.

Pero como Perseo cuando se enfrentó a Medusa me defendí.

No reculé, como nunca lo hizo la maquina perfecta de la guerra que fue Ulises. Me llené del valor de Bolívar al cruzar los andes, de Juan Alejandrino Pina y Vicente Celestino Duarte al luchar contra los haitianos. Invoqué al cacique Caonabó, al que nunca pudieron derrotar los españoles.

Para no alargar esta crónica les diré que, finalmente, MM se marchó de mi casa sin lograr matarme por completo. Eso si, me dejó bastante acribillado.

Como pude, no recuerdo bien como lo hice, me arrastré hasta mi cama. Durante largos y dolorosos días he permanecido acostado sin poder hacer otra cosas que mirar el techo blanco de mi cuarto, en el que (¡lo he descubierto!) se esconden infinitas formas.

Los medicamentos que me suministraron no lograron restablecerme con la celeridad que deseaba. El tiempo… solo el tiempo logró el milagro, si a esto que me queda de cuerpo puedo llamar de esa manera.

Aún estoy quebrantado. No hay una pulgada de mis carnes que no me duela todavía. La tos persiste. Apenas puedo respirar; pero al menos ya puedo sentarme en el sillón de mi escritorio y teclear palabras en La Gata.  Cuando logro hacer esto sé que, una vez mas, estoy vivo. Coleando y feliz.

Escribo esta crónica para recomendarte que te cuides. Trata de evitar enfrentarte con esta Dama de la Muerte.

Su nombre verdadero, por mas que lo investigo, no logro descubrir para denunciarlo.

Una amiga, de esas que siempre encuentran verdades en las mismas Utopías y descifran los sueños y las palabras que tienen que escribir los poetas, sospecha que se trata de una muy anciana Parca que tildaron de La Gripe. Me dijo que en nuestros barrios, dado el gracejo caribeño, le han puesto el mote de La Barrick.

Todavía medio muerto, y mientras me atiborro de medicamentos y vitamina C, voy a pedir con voz debilitada que me coloquen en la cama una segunda almohada y tiren por hoy, mañana será otro día, el siempre predecible… ¡Telón!