viernes, 18 de mayo de 2018

Un presidente equivocado... engañado

Un presidente equivocado... engañado
Por Giovanny Cruz Durán.

Con la venia de Bruto y los demás, pues Bruto es un hombre honrado, como son todos ellos, hombres todos honrados, vengo a hablar en el funeral de César.”
                                                   Julio César”; de Wiliam Shakespeare

Leyendo en la prensa las declaraciones del funcionario (suponemos un hombre honrado) que Pedro Vergés escogió para que, en su despedida formal, leyera el “panegírico”; concluí que, efectivamente, el presidente Medina, y nosotros con él, estaba equivocado.

La inoperancia y la incapacidad gerencial hicieron, parecía evidente, al presidente, supuestamente el hombre mejor informado del país, apartar al ex ministro de Cultura de su cargo. Sin embargo, leyendo al panegirista, un hombre honrado, me doy cuenta, quizás tarde, que el presidente al despedir al ex… estaba equivocado.

Casi toda la comunidad cultural quedó estupefacta cuando se escuchó al presidente decir en el Congreso que los proyectos culturales que había dejado en marcha la administración de José Antonio Rodríguez, seguían su curso. Hasta pensamos que Pedro había engañado al presidente. Pero hoy sabemos que no era así y que, al despedir al equivocadamente llamado Infame, somos nosotros quienes estamos equivocados. El presidente y nosotros, entonces, hemos cometido una tremenda injusticia... en perjucio de hombres honrados.

No es cierto, según nos enteramos esta mañana, que el ex ministro (igual que su panegirista un hombre honrado), rojo de la ira, decía a sus amigos que aquí todo estaba mal... mal... mal... y que sólo él podía arreglarlo.

—¡Sólo yo! ¡Sólo yo! ¡Sólo yo! 

No es cierto, como todos creíamos, que cerraron injustificadamente escuelas de música. Ni el fracaso de la fórmula-feria del libro. ¡Para nada!

No es cierto los aumentos desproporcionados de sueldos a unos cuantos en Cultura y el desprecio salarial para artistas que trabajan en Bellas Artes. Tampoco se justificaban las protestas por los intentos de anular el Festival Internacional de Teatro. Fueron estupideces de teatreros.

No es cierto que intentaran, en múltiples ocasiones, despedir al eficiente Director General de Bellas Artes y luego lo “estrangularan” durante dos años. 

No es cierto que, en el colmo de la prepotencia, despidieran a los intelectuales miembros Consejo Ministerial de Cultura, cuya mayoría ni cobraba. Si ustedes leyeron sobre esto, leyeron mal. Igual que el presidente.

No es cierto que un muy alto funcionario (supongo que hombre honrado) pidiera ir al palacio presidencial a nuestros bailarines a gestionar un mayor presupuesto para Cultura. Esto nunca ocurrió, según el panegirista de Pedro, ambos hombres honrados.

Al parecer nunca despidieron de la Escuela Nacional de Arte Escénico a la gran actriz, académica y condecorada Elvira Taveras.

Nunca, lean bien, nunca le dijeron a la inmensa Carlota Carretero que se fuera inmediatamente para su casa, sin siquiera entregarle a su predecible sustituto, porque querían gente “fieles” al Infame y proclamado hombre honrado.

No es cierto que estuvieron a un tris de destruir al Comisionado Dominicana de Cultura en New York y que hubo enfrentamientos y disgustos que llegaron hasta la opinión pública. Si usted se enteró de eso… bórrelo de su mente porque sólo fue una ilusión.

No es cierto que hubo intentos muy graves de intervenir, inapropiadamente, a dependencias descentralizadas como el Archivo General de la Nación y la Dirección General de Cine. Eso nunca ocurrió. Ahora nos enteramos, según el honrado panegirista, que es todo lo contrario.

Nunca hubo reales motivos para enojar, luego de atropellar, a los historiadores dominicanos. ¡Ilusión! Como todas las infamias denunciadas durante los dos últimos años.

Tampoco es cierto que figuras connotadas de la Literatura se alejaron del entorno del ex, porque no entendían ni soportaban sus arrebatos, hasta raciales.

Las decenas de atropellos y malas ejecuciones no ocurrieron en la gestión del último ex.
¡Nooooo! Si el presidente lo despidió por eso, debe reponerlo inmediatamente. Al ciudadano presidente, al parecer, lo informaron mal y lograron engañarlo sectores oscuros y enemigos… enemigos… enemigos… de los hombres honrados del ex ministro de Cultura.

Así es. El presidente Medina, sus investigadores, asesores, la inmensa mayoría de artistas, la casi totalidad de los escritores, periodistas, ustedes y hasta yo… hemos estado equivocados.

Por lo menos, eso asegura el asalariado y protegido del ex que leyó su panegírico… a quien la dialéctica, sólo la dialéctica, me obliga a presuponer… un hombre honrado.

Aunque no es muy honrado de mi parte, voy a tener que cerrar el...

¡Telón!

sábado, 12 de mayo de 2018

Besos robados por Junot y Olimpo Cárdenas


Besos robados por Junot y Olimpo Cárdenas
Por Giovanny Cruz Durán.

A mi amigo Basilio Belliard que pidió mi sencilla opinión sobre este asunto.



Creo que saben que no soy exactamente fan de Junot Díaz. Sin embargo, reconozco que ha logrado mercadearse y colocarse muy bien en los renglones literarios y académicos. Bien por él.  Precisamente, su posición en el mercado del libro tiene bastante que ver con las acusaciones que, 20 años después, le están haciendo de acoso… ¡por haber, supuestamente, intentado robarse besos! 

El movimiento feminista que invita a quienes han sido abusados a manifestarse públicamente, inicialmente fue trascendente; pero, y lo advertí entre muchos amigos, se presta a que por diferentes deleznables motivos, hombres y mujeres hagan denuncias infundadas o exageradas. Ha estado ocurriendo. Y eso desprestigia, precisamente, al mismo movimiento. 

En el caso de Junot, me parece que ha sido una encerrona, meticulosamente planificada, para proyectar a algunas y beneficiar a otras. Es una soberbia zoquetada salir -¡20 años después!- a denunciar el robo de un beso. 

Estoy seguro que muchos de ustedes habrán robado besos por ahí. Y a muchos otros y otras les han robado unos cuantos.

El caso es, que cualquier novio y novia resentidos, con el fin de dañar u obtener beneficios, puede acusar a otra u otro de acoso. Lo que también constituye acoso.

Probablemente esta nueva moda de notoriedad gringa no durará mucho; pero, mientras la guadaña va y viene, muchas reputaciones habrán caído. Se puso de moda durante bastante tiempo ir al siquiatra. No era un gran artista aquel que no tuviese un caro loquero disponible. Artistas que tenían un gran problema para cualquier sencilla solución. Después, fue andar para toda parte con un perro. La tendencia actual que nos llega de los USA es la denuncia por acoso. ¡O denuncias o no estás en nada! 

Ante las todavía pocas evidencias que he podido reunir en el caso de Junot, que ya ha maltratado su prestigio, aclaro no se trató de algo relevante. ¡Se trató de un beso! No es que el escritor la tiró en el piso, la arrebató la ropa y luego la penetró a la fuerza. Nada de eso. ¡Fue un beso!

Me he robado algunos y a mí algunas que otras féminas me han hurtado otros. ¡Se trata de un beso robado, tal como antes hizo y cantó Olimpo Cárdenas! 

¡Anda pal carajo!

"Besos robados"; de Olimpo Cárdenas:
https://www.youtube.com/watch?v=EiZfQ0k5tbA


miércoles, 25 de abril de 2018

Pequeños delincuentes



Pequeños delincuentes
Por Giovanny Cruz Durán



Ha poco, los tres miembros del jurado del concurso estudiantil de cuentos 2017-2018  (Iván García Guerra, Rafael Peralta Romero y el suscrito), entregamos las conclusiones  y valoraciones de los casi cuatrocientos cuentos que llegaron a nuestras manos. Dicho concurso literario es auspiciado y organizado por el Ministerio de Educación. Una loable actividad que procura incentivar la creación literaria.

Para los tres escritores que constituimos el jurado, fue decepcionante y revelador las deficiencias de una amplia mayoría de los estudiantes participantes. Esto, porque nos dimos cuenta que, aunque duela decirlo, el nivel estudiantil en nuestras escuelas públicas (al menos en el renglón gramatical que comprobamos) es preocupantemente flojo.

Todo indica que hay, por otro lado, una alarmante deficiencia profesoral. Digo esto, porque en casi la generalidad de los participantes los horrores gramaticales resultan sintomáticos. Como la deficiencia no era un asunto aislado, la culpa final recae sobre los maestros.

Algo, también, inquietaba bastante a los jurados con los muy escasos estudiantes que escribieron cuentos más o menos decentes, en el plano literario.  Recomendamos premiar, efectivamente, los tres primeros lugares y publicar un libro, editorialmente revisado por un experto, que incluyera los galardonados y otros diez cuentos a título de mención. Idea aceptada por los organizadores del concurso.

Advertimos, no obstante, que algunos de los cuentos fueron descartados luego de comprobar que había plagios o graves indicios de esa deleznable actividad. Empero, sobre algunas otras obras escogidas, aunque no había evidencias claras, teníamos ciertas sospechas.

En ese sentido, solicitamos investigar bien el asunto. Y nos comprometimos a hacerlo también por nuestra cuenta. Resultaría vergonzoso que en un concurso literario organizado por nuestro Ministerio de Educación y juzgado por tres reconocidos escritores, apareciera premiada y publicada una obra plagiada por algún estudiante.

Los tres miembros del jurado y unos muy preocupados organizadores, nos pusimos inmediatamente a investigar afondo el asunto.

Unas horas después de iniciar mis particulares investigaciones descubro bochornosos plagios. Ilustro con el ejemplo:

https://www.cuentocuentos.org/cuento-adulto/1757/el-derrumbe.html


Sin hacer mucha insistencia en que los plagios se castigan hasta con dos años de prisión, destaco la falta de valores éticos que ocurre en nuestro país, hasta en jovenzuelos escolares. El Ministerio de Educación, y esto resulta irónico, dispuso en la base del concurso que los cuentos giraran en torno a valores humanos, sociales, morales o patrios. Sin embargo, estos valores fueron negados con sus acciones por muchos de los participantes.

Urge efectuar aquí una sacudida moral. Si en la escolaridad permitimos este tipo de acciones fraudulentas e ilegales, estamos cavando la tumba moral de nuestro país.

Esos jovencitos que cometieron este hurto tienen que ser adecuadamente sancionados. Pero, también, tanto ellos como los demás, deben ser correctamente orientados. Es imperativo participar a los padres sobre este asunto y recomendarles actitudes inteligentes a seguir con esto.

Sabemos que la educación inicial, la del hogar, es determinante en el futuro adulto y que la educación escolar es fundamental. En el caso que nos ocupa, hay fallos tanto en el hogar como en la escuela.

No acomodemos criterios de facilismos paras indicar que se trata de un hecho aislado. No lo es. Se trata de un comportamiento sociológico grave. Démosle su dimensión real. De no hacerlo, estaremos formando, inevitablemente, muchos pequeños delincuentes... que hoy roban un cuento y mañana un banco.

Aunque estoy muy preocupado, debo pausar para solicitar el…

¡Telón!