lunes, 13 de febrero de 2012

Te celebro


"Psique y Cupido"; de Lionel Noel Roger
Por supuesto que amo y soy amado. ¿Cómo no hacerlo? 
Tengo amigos y amigas por montones que también aman y son, presumiblemente, correspondido.  
He querido regalarle a cada uno de mis lectores algo para el llamado "Día de los enamorados. Como no podría enviarles, yo que soy un incurable enamorado, las botellas de vino deseada y a mis amigas los ramos de príncipes negros esperados, regalo a todos mi poema Te celebro, que es toda una revelación de amor,  en la víspera del llamado Día de los enamorados.



Te celebro
Te celebro cuando a la mañana se le ocurre
suspirar en su siempre asombroso
                                                     —¡y único!— 
rocío.

Te celebro en los rayitos de sol
que penetran intersticios de paredes ahuecadas,
ellos son
             —finalmente lo sé—
duendes expectantes.

Igual te celebro en el haz que cruza mis ventanas,
descubriendo un venturoso Universo
sonriéndome en billones de mágicas partículas
                                                                          flotando en mis espacios.

Te celebro
en los roncos quejidos de amantes desenfrenados,
en sus fugaces e incumplidas promesas
que procuran perpetuar esos instantes
en los cuales pasiones y sudores
urgen convertirse en lenguaje articulado.

Te celebro
en las «Aguas Primaverales» de Turguénev
que acostumbro leer
cada vez que te descubro en la llovizna
                                                              agazapa en mis múltiples zaguanes,
entrando por la segunda puerta de mi cuarto,
vestida de fantasías y de estrellas,
recostada en un balcón lunándote desnuda
o repitiendo tus dos palabras preferidas:
                                                         —las únicas que importan—
 ¡Soy tuya!

Te celebro en cada uno de los versos
que he querido robarle a Paul Éluard:
                                                          «Te amo por amar.
                                                            Te amo por todas las mujeres que no amo.»


No logro en cambio celebrarte,
y confieso que allí te he presentido,
en la portada de una obra de Baudelaire
que nunca he concluido
por miedo a encontrarte, o saberte,
cuestionada en páginas del libro:
                                                   «Los paraísos artificiales».


Pero sí te celebro, me apasiono y río
en las alegres desvergüenzas de Milan Kundera
que inevitablemente encuentro en
                                                      «El libro de los amores ridículos».

Te celebro en los candiles de escenarios antiguos,
en las fascinantes sombras chinescas que nos permiten ser el Otro,
en el extraño y legendario canto del grillo,
en los colores y las plumas del águila,
                                                            amada y temida por gusanos,
                                                            por nosotros
                                                            y los otros.

Te celebro
en los sueños del transmutante camaleón,
que sólo aspira ser
                          —en su singular mimetismo—
su único Universo conocido.

Te celebro
en cada pétalo de las fascinantes amapolas de Villa Trina,
que son como las furcias...
                                           dadoras de placeres.

Te celebro en las abejas que sustraen el polen de las rosas
para luego sembrarlo por ahí en otras flores,
también lo hago en el nectarívoro colibrí,
                                                                 extasiado siempre frente a ti...
                                                                y a los capullos,
en la expectante pantera
que se vuelve sombra ante tus infinitos esplendores,
en los sonajeros que cantan, encantan y bailan
casi tanto como tú.

Te celebro en las bufandas de tules añiles
y en los peplos bermejos que nunca debieron irse.

Te celebro
en las vivenciales canciones de alabanzas,
en todos los secretos escondidos en la danza y la cintura
de aquella Salomé que bailaba para todos 
aunque sólo quería besar a Jokanaán,
en el velo que Ivanova regaló a Samia Gamal
para que nos perdiéramos en el hechizo
de sus danzas orientales.

Te celebro y percibo
en la convicción de Aquel mártir
que no dejó de aclamarte
sabiéndose morir entre jugadores y ladrones,
ni aún cuando la feroz lanza penetraba
en la roja habitación donde dormías.

Te celebro en tu gesto sin rostro,
en tu nombre sin apodo ni apellidos,
en la ilusión de mis dedos reclamándote los labios,
en las seductoras miradas de doncellas que cruzan mis caminos,
en el taconeo repicado de casas encantadas y vacías,
en las faldas florecidas de aquellas que apenas te susurran,
en los que gozosos se aventuran a llamarte,
en aquellos que te piensan o presienten,
en los sabios que por siglos han intentado
                                                              —sin haberlo todavía conseguido—
atraparte o explicarte en el Vocablo.

Te celebro en todos los enigmas del fuego,
en el imperecedero movimiento de los ríos heraclitianos,
en los lúdicos efluvios que salen de la negra tierra mocana,
en las inacabables formas de las amarillas nubes del Sur,
en los labriegos que cantan al cultivar uvas o naranjas,
en el canto y la música ritual de atabaleros,
en nuestro único desierto,
en esos obreros venecianos que fabrican los espejos,
en todas las ciudades que me he propuesto conocer,
en todas mis noches de vino, poesías y nostalgias.
Allí te identifico
y te llamo alborozado por tu nombre convenido:
                                                                           ¡Amor!


5 comentarios:

La Pasión dijo...

Gracias, querido, por este detalle, por este tremendo poema!!
Sabes o debes saber que siempre serás alguien importante para mi-
Te felicito con tu propio poema excelso y glorioso, inmenso, generoso y universal.
Me encantó ese final emotivo e intenso como la nota final de una ópera... en primera fila.
Love

Santa Morel

La Pasión dijo...

ESE ES EL MEJOR REGALO EN EL DIA DE LA AMISTAD.

Conny Susan Mendez Padilla

arelis dijo...

el mejor regalo en un dia tan especial

La Pasión dijo...

Osiris Madera:
Hermoso regalo.

La Pasión dijo...

Hermosa anécdota y muy buen poema. Amor en todos los días del amor....

Ivan García Guerra.