jueves, 18 de febrero de 2010

¿Lantigua me está acusando?


Algunos amigos escucharon al Secretario de Cultura hablar sobre el asunto de la “Capital Cultural de América" en un programa de radio vespertino. En dicho programa, el hasta ahora amigo Lantigua ,dijo que la campaña en contra de la Tudela-Conexión obedece a un plan político orquestado desde un blog cultural.Como nosotros tenemos un blog radicalmente cultural y hemos abordado el tema por el interés cultural del mismo, amigos y lectores de Pasión Cultural piensan que Lantigua se refería al suscrito y al blog cuando lanzaba su peregrina acusación. 

Confieso que por algunas pistas filtradas por Lantigua podría parecer que, efectivamente, somos nosotros el blanco de tan poderoso funcionario.Prefiero pensar, todavía, que es una percepción equivocada. Lantigua no es idiota, que yo sepa, y seguramente está enterado que tengo varios años alejado de los asuntos políticos. Tanto que ni asisto a las reuniones culturales que hacen en el PRD. 

En los casi siete años de la administración cultural de Lantigua he escrito en periódicos, revistas y blogs sobre asuntos puramente culturales sin haber criticado, hasta ahora, la gestión del amigo y compueblano Lantigua. 

A pesar de que desde un sector enfermizo y malsano del Ministerio de Cultura se han lanzado rumores maliciosos e infamantes contra mi persona, debo confesar que he recibido buen trato y colaboración de parte del titular de Cultura; tanto como él recibió del suscrito cuando era Vice-Ministro de la misma Secretaría de Estado. 

Empero, en este caso de mucho interés cultural, sabiendo que Lantigua no ha estado directamente comprometido, he reseñado lo aparecido en Clave Digital (fue la primera vez que supe de las andanzas de Xavier Tudela por los predios latioamericanos y de los cuestionamientos que alcaldías y ciudades hacían del personaje), El Nacional y 7 Días

A pesar de las evidencias no me atrevo, aún, a darme completamente por aludido ante las declaraciones radiofónicas de Lantigua, porque hasta ahora no han publidado un artículo nuestro en algún medio de comunicación sobre el tema que nos ocupa, no he conversado con ningún político sobre el tema, no he sido llamado a ninguna reunión conspirativa y no me han propuesto ninguna acción difamante en contra de la gestión cultural del actual gobierno. 

Desde luego, he asumido una actitud crítica sobre el asunto este de las “Capitales Culturales de América”. Es que estoy convencido de que todo el asunto es un timo, una tomadura de pelo. 

Hace unas horas me llegaron desde España publicaciones en las que se cuestiona el inventado galardón que antojadizamente reparte por ahí el señor Tudela. Sigo pensando que el tópico que tratamos en nada beneficia la Cultura de nuestro país. Estoy convencido de que saldremos muy mal parados del tollo en que la PUCMM y José Oviedo nos metieron por no investigar bien al personaje que hoy enloda la Nación dominicana. No tengo que estar en alguna conspiración para pensar esto. 

Lean un fragmento de lo que se ha publicado, bajo la firma de María Santillana Acosta, en la revista española El Catoblepas

El famoso vendedor catalanista y gran rentabilizador del mito de la Cultura intenta introducir su nuevo producto comercial, la «Capital de la Cultura Española» En enero de 2004 publicábamos un comentario sobre la «Industria peruana del premio de pago y el título académico de camelo», donde glosábamos las habilidades del Consejo Iberoamericano en Honor a la Calidad Educativa, contra el que nada teníamos ni tenemos, salvo el desahogo y la usurpación que supone vender engañosos títulos de «Doctor Honoris Causa». Queda pendiente una continuación de esa historia, pero es ahora más urgente y entretenido glosar las andanzas de un señor nacido en Barcelona el 3 de enero de 1958 como Francisco Javier 

Tudela Peña, bien conocido desde hace años como Xavier Tudela i Penya. En menos de diez años XT ha sabido organizar un tingladillo, a base de exprimir al máximo el mito de la Cultura, ejerciendo él de sumo pontífice calificador de qué entidades políticas deben ser revestidas por el amplio y metafísico manto de la Cultura. Bien es verdad que no todo ha sido un camino de rosas en esta trayectoria. «Caníbal y antropófago» parece que le llamaron en Mérida (México), por haber «otorgado» a esa ciudad el título, a cambio de cuatro millones de pesos, de Capital Americana de la Cultura. De escándalo calificó El Mundo las actividades de Xavier Tudela como «cerebro del montaje» por el que las Baleares se convirtieron en «Región Europea del Año», al denunciar que sus «nombramientos» no bajan «nunca de los 425.000 dólares». 

Nada tenemos en principio contra una industria que consiste en que alguien se inventa un título inexistente, lo pone en venta (normalmente no de forma directa, sino mediando algún circunloquio) y alguien lo compra, pues la misma adquisición prueba que el invento no era tan descabellado, al ser capaz de abrirse hueco en el democrático libre mercado pletórico...

Si algunos de los lectores este artículo pueden comunicarse con Lantigua, díganles, de parte nuestra, que para hablar, aplaudir o quejarme de asuntos culturales no requiero compromisos políticos de ninguna índole. 

También díganle que es muy bajo y abusador endilgarle a alguien como yo ser la cabeza visible de un complot.Si es cierto que Lantigua me escogió como director de una trama cultural en contra de su gestión me voy a burlar de él en plena cara. 

Pero al mismo tiempo, y tengo el derecho de pensarlo, entiendo que me ha desafiado. A mi, que he he creído siempre ser su agradecido amigo. 

Ahora, si él me eligió como rival... acepto ir al combate. A nada nacido en este lado del universo tengo miedo. Lantigua, y todos los rumores que el actual Ministerio de Cultura acostumbra a utilizar como armas, no asustan al firmante. 

Siempre he pensado que si si existiera un descendiente directo de Ulises, aquel legendario guerrero griego, reconocido como la más terrible máquina guerrera de la historia, sería yo. 

Si Lantigua quiere pelear conmigo, estoy ya preparado para la pelea. Díganme dónde señalaron el lugar para el combate e iré con todas las armas que domino. Si quieren que la pelea sea en el plano intelectual acudiré con informaciones, palabras y conceptos. Si por el contrario escogen los bajos fondos para combatir iré con todos mis resabios y con intenciones que aún no pueden ustedes imaginar.Pero si eligen el mismo centro de infierno para pelear iré vomitando fuego desde lo más profundo de mis entrañas. 

Donde sea que Lantigua me convoque allí estaré defiendo mi honor y mis verdades como perra boca arriba. 

Mientras tanto, sigo pensando que el galardón de la Capitalía Cultural que Lantigua se empeña en celebrar es una afrenta para todos los dominicanos y una mácula que han tirado al actual gobierno. Si no me creen entren a Internet y averigüen quién es el negociante y rufián Xavier Tudela Peña. 

Ahora me interrumpo. Acaba de llegar mi entrenador samurai. Es la hora indicada para comenzar mis entrenamientos. 

Si pensaron que lanzaban piedras al más chiquito se equivocaron. Yo peleo como un gigante.

No hay comentarios: